SALUD VISUAL OCUPACIONAL

Salud Visual Ocupacional

La salud ocupacional es un campo que permite que los trabajadores, sus empleadores conozcan como prevenir, identificar y controlar las causas que generen accidentes de trabajo, analizando las causas y proponiendo las soluciones.

La salud visual ocupacional es la ciencia encargada del estudio de estos aspectos, cuyo objetivo es mantener el bienestar de los trabajadores al tener en cuenta sus condiciones visuales y las del ambiente donde se desempeñan.

Visión en el trabajo

La salud visual del trabajador debería evaluarse obligatoriamente antes de ingresar a un cargo laboral, así como durante y después de éste, pues es la única forma para establecer preventivamente si un trabajador se mantiene sano. Igualmente ayudar a la empresa elaborando un informe sobre las capacidades visuales del nuevo trabajador y su relación con la labor a desarrollar.

Existen campos laborales donde la acumulación de partículas, los trabajos en alturas o circunstancias como una permanente labor en visión próxima frente a una pantalla de computador, podrían afectar al trabajador, pero por un buen examen se podrían evitar consecuencias. Podríamos citar algunos ejemplos en los que una correcta evaluación optométrica determinaría si un trabajador es apto o no para realizar actividades de construcción o montaje en alturas, Manejo de residuos químicos, etc.

Igualmente podemos destacar el caso de un trabajador cuya función de 8 horas diarias frente al computador, le genera dolores de cabeza, bien sea por posturas inadecuadas debido a la altura del monitor, reflejos; no rendirá adecuadamente a pesar de tener una buena actitud hacia el trabajo y quizá la calidad de su desempeño disminuya, pero un correcto examen visual y verificación de su puesto de trabajo, generará confort al empleado.

Situaciones similares suceden en otras actividades. Por ejemplo, las personas que se desempeñan en el medio ambiente exterior o con partículas, requieren de una adecuada protección con gafas que adicionalmente incluyan la corrección para sus defectos refractivos. Esa corrección cobra mayor importancia cuando las actividades del trabajador se realizan con elementos de corte que pudieran afectar dedos y manos, y el paciente debe usar lentes para corrección visual de cerca.

La visión en el trabajo intenta prevenir, proteger y mantener la salud del trabajador, al mismo tiempo que busca mejorar el desempeño laboral. Para lograrlo se basa en evaluaciones visuales pre-ocupacionales, ocupacionales, y post-ocupacionales.

Historia clínica ocupacional: Aunque se realizan algunas pruebas de rutina, es importante que la historia clínica se enfoque en la actividad laboral. Debe tener en cuenta factores como la distancia y la posición del trabajo, el tamaño del elemento usado, la dirección de la mirada, el tiempo que se gasta en realizar la tarea, así como el que dedica a diario a la labor. Vale la pena recordar que algunas actividades exigen una beuna percepción cromática y un buen campo visual.

Evaluación pre-ocupacionales: se realizan antes del ingreso del trabajador a la empresa con el objeto de colocar al hombre apropiado en el puesto de trabajo adecuado. Es una evaluación preventiva que registra las condiciones visuales con las cuales ingresa el sujeto.

Evaluación ocupacionales: Durante las jornadas laborales idealmente en el sitio de trabajo y determinan la influencia que tiene la labor sobre la salud visual del individuo. Su objetivo es mantener su salud y ayudarle en el desempeño visual de sus labores, por lo que deben ser periódicas. Es importante tener en cuenta el tiempo de exposición al trabajo.

Evaluación post-ocupacionales: se hacen el momento del retiro del trabajador a fin de determinar la influencia de la labor sobre su sistema visual. Es importante comparar su historia de ingreso con la de egreso y obtener conclusiones acerca de la influencia de la labor.

Ayudas visuales: se necesitan elementos que se ajusten a las condiciones de la labor, una misma persona, por ejemplo, podría necesitar lente resistentes a los golpes, con una eficiente protección UV para los excesos de luz natural, si trabaja en el exterior y si su actividad tiene algún grado de riesgo.

Si el individuo trabaja en el interior y, seguramente usa computador, requerirá una buena corrección refractiva con un lente de excelente calidad óptica, lo que justifica un tratamiento antirrayas y muy seguramente, un tratamiento antirreflejo que le genere comodidad.

Higiene Visual

Una persona puede tener las mejores condiciones visuales y oculares, pero si el medio ambiente visual en el que labora no es favorable, se comportará como cualquier otro que tenga problemas visuales, por lo que su desempeño en el trabajo se verá afectado y se pondrá en riesgo su salud visual.

Se hace necesario valorar estos factores externos, a través de la higiene visual. Por consiguiente, se evalúan y controlan factores como: iluminación, color temperatura y contaminación. El ruido, las vibraciones, etc., son igualmente importantes pero en la especialidad de la visión se hace mayor énfasis en los primeros.

Tipos de iluminación

La iluminación es tan importante que tiene influencia hasta en el estado de ánimo de las personas y puede generar problemas de incomodidad. Su principal problema de incomodidad. Su principal objetivo es proporcionar condiciones ideales para el desempeño de tareas visuales. Debe ofrecer facilidad, comodidad y evitar tanto el esfuerzo como la fatiga. Puede influenciar grandemente el rendimiento laboral y su calidad, es decir, una iluminación adecuada es importante para la producción de un buen trabajo en el tiempo mínimo. El ojo humano está adaptado a una iluminación normal entre 40 y 100 vatios.

Luz natural: Ideal para desarrollar una labor siempre y cuando ésta no brille, ni incida directamente sobre los ojos. Su gran inconveniente es la radiación ultravioleta y las diferencias en intensidades de iluminación. La exposición continua a la radiación solar puede provocar desde conjuntivitis y queratitis simples, problemas en el iris o el en núcleo del cristalino, hasta afecciones del vítreo, retina y coroides. De allí la importancia de tomar medidas preventivas en labores que exponen a la persona continuamente a la luz solar.

Luz artificial: Puede ser directa o indirecta y existen varios tipos:

-Incandescente o amarilla: Es la iluminación producida por el calentamiento de un filamento que generalmente es de un tungsteno (bombillos tradicionales), tiene un campo de acción reducido, genera calor, puede cambiar la tonalidad de los colores y si el espacio es muy amplio se requiere de varios focos para lograr los niveles lumínicos adecuados. Por lo tanto la fatiga visual del trabajador puede aparecer rápidamente con esta iluminación. Es utilizada con frecuencia en la iluminación focal o indirecta a paesar de producir calor. Es la más usada en las casas.

Este tipo de lámpara produce evaporación del filamento que acorta la vida de ésta. Para reducir la evaporación se añade un compuesto halógeno. Las lámparas halógenas producen una iluminación más blanca, intensa y brillante que las incandescentes comunes lo que destaca los objetos y colores y como el flujo luminoso permanente constante a los largo de toda su visa útil, son adecuadas para realizar tareas que requieran buen nivel de iluminación. Tienen el inconveniente de que generan conos de iluminación y por tanto sombras.

-Fluorescente o frías: este tipo de lámpara se caracteriza por irradiar un bajo porcentaje de ultravioleta, por tanto se recomienda separarla del trabajador como mínimo 1 metro. Tienen un porcentaje de luz azul que con frecuencia produce fatiga. Es muy utilizada en oficinas, presenta un campo